Latinoamérica sería una de las regiones más perjudicadas si algún país de la Unión Europea declarara incumplimiento de pagos o realiza una gran reestructuración de su deuda soberana, advirtió hoy el Banco Mundial en su informe “Perspectivas Económicas Globales 2010”.

La incertidumbre que rodea a cinco países europeos – Grecia, Portugal, España, Italia e Irlanda – con deuda elevada y abultado déficit fiscal llevó al Banco Mundial a alertar del efecto desestabilizador que ejerce el Viejo Continente sobre la economía global.