Por lo general, la genética es el factor con más fuerza que determina el tamaño de los huevos producidos por una parvada de ponedoras comerciales. Sin embargo, hay varias técnicas de manejo que se pueden aplicar para manipular ligeramente el tamaño del huevo de una parvada, mejorando la rentabilidad.

Peso corporal   

El peso corporal al inicio de la producción es el factor siguiente con más influencia en la determinación del tamaño de los huevos producidos por una parvada de ponedoras. Como podríamos imaginar, un ave más grande va a producir huevos ligeramente más grandes que una más pequeña de la misma línea genética. Con esto en mente, el manejo de la parvada de pollonas para aumentar el peso corporal de éstas antes del inicio de la producción o mantener un peso corporal más bajo puede ser una herramienta útil, dependiendo de las exigencias del mercado y del productor. Para ayudar a lograr estas metas, hay varias técnicas que se pueden emplear.

Un programa extenso de disminución de la iluminación en el período de crianza ayuda a incrementar el peso corporal, al mismo tiempo que se evita que la parvada entre en producción antes de logar el aumento de peso corporal. Muchos productores van a usar un programa que disminuye la duración del día durante la crianza semanalmente hasta las 14 ó 15 semanas de edad.

Esta disminución de la duración del día es la señal emitida a la parvada para que ésta se ubique en la temporada de otoño, por lo tanto no es el momento para que empiece la producción. Esto, también va a permitir más tiempo para el consumo de alimento. Ambos factores van a influir en una pollona más grande al inicio de la producción de huevo. Cabe destacar que el retraso en el inicio de la producción de huevo va a reducir el número de huevos que produce una parvada, a menos que se retenga más tiempo que una parvada comparable, por lo cual esto se debe considerar para determinar si esta técnica va a resultar en más utilidades.

Por otra parte, si se desean huevos más pequeños, se debe seguir un programa de disminución rápida de iluminación hasta las 5 semanas de edad y mantener la parvada con una duración constante del día a partir de las 5 semanas de edad hasta lograr el peso corporal que, basados en la raza o línea genética, permita un buen pico de producción y suficientes reservas para mantener la persistencia de la producción.

Programa de alimentación   

Publicidad

La alimentación con un nivel más alto de proteína cruda o de aminoácidos azufrados aumentara escasamente el tamaño de huevo. De la misma forma, un nivel más bajo de proteína cruda y de aminoácidos azufrados totales resultara en un tamaño de huevo ligeramente más bajo. Se debe tener cuidado al usar este método, ya que si se aleja mucho en una dirección o en otra, se puede tener un impacto adverso en la producción, de tal manera que se recomienda la asesoría de un nutriólogo antes de emprender este método.

También se ha informado que los niveles más altos de ácido linoleico aumentan el tamaño del huevo. Así como, es conocido que los aceites vegetales son altos en ácido linoleico, por lo que su uso como fuente de grasa conlleva a huevos más grandes, mientras que el uso de grasas animales como fuente adicional de grasa puede resultar en un tamaño de huevo levemente más bajo.

Velocidad de la estimulación   

En una parvada de pollonas, la tasa de duración del día puede influir sobre el tamaño del huevo. Un aumento más lento en la duración del día permitirá a las pollonas obtener un mayor peso, traduciéndose en huevos más grandes. Una vez que ha comenzado la estimulación, la ganancia de peso corporal compite con la producción de huevo por los nutrientes que se consumen.

Mientras más lento llegue la parvada al pico, más tiempo tendrá para subir de peso corporal y por lo tanto de aumentar el tamaño del huevo antes del pico de producción. En años anteriores, había una herramienta de manejo usada de manera limitada, llamada pausa prepostura, con la cual se reducía intencionalmente la velocidad de la parvada al inicio de la producción. Este programa resultaba en aves más pesadas al inicio de la producción.