Decálogo para reescribir el libro de la nutrición del pollo

La nutrición avícola va a tener que interactuar más con otros aspectos de la producción y transformarse, en particular con referencia a la sustentabilidad, ingredientes, manejo de datos, variabilidad y formulación en tiempo real.

Ruiz B 90x90 Headshot
“Hay que pensar diferente” y ver qué variables podemos mover para ser más eficientes, sostiene el nutricionista Mário Penz. | Foto: Benjamín Ruiz
‚ÄúHay que pensar diferente‚Ä̬†y ver qu√© variables podemos mover¬†para ser m√°s eficientes, sostiene el nutricionista M√°rio Penz. | Foto: Benjam√≠n Ruiz

El nutri√≥logo o nutricionista est√° frente a nuevos paradigmas. Y M√°rio Penz, reconocido nutricionista de Cargill en Brasil, no puede ser m√°s claro: ‚ÄúTenemos que reescribir el libro de la nutrici√≥n del pollo‚ÄĚ, pero junto con las incubadoras, las reproductoras, los compradores, los vendedores. Todo forma parte de la nutrici√≥n av√≠cola.

Penz opina que no debe confundirse la nutrici√≥n y la formulaci√≥n. El nutricionista ideal es el que ya no necesita formular. "Es el que da el conocimiento para cambiar las cosas. Deber√≠a estar en el laboratorio, preocupado por la segregaci√≥n de ingredientes, en lucha con el comprador para ense√Īarle que el ma√≠z no es un commodity, y no simplemente ajustando f√≥rmulas‚ÄĚ, asegura.

He aqu√≠ los 10 puntos para pensar en la nueva nutrici√≥n del pollo:

  1. Sustentabilidad y agua

El nutricionista puede colaborar con la sustentabilidad mediante el mejoramiento de la conversi√≥n alimenticia con dietas de alta digestibilidad. Cuando se conoce, reduce el costo de producci√≥n, favorece la salud intestinal, mejora la conversi√≥n alimentaria y disminuye la contaminaci√≥n. La digestibilidad de los ingredientes var√≠a con la edad del pollo, a√Īo y regi√≥n.

Esta mejora de la conversi√≥n alimenticia y de digestibilidad de los alimentos disminuye el consumo de agua, tema muy relevante ‚Äúporque siempre nos olvidamos de este nutriente‚ÄĚ.

  1. Nutrición de precisión y variabilidad entre granjas

No se puede pensar en nutrición de precisión si seguimos trabajando con márgenes de seguridad muy altos. Si el nutricionista no sabe con qué trabaja, si no tiene confianza en la información que dispone, necesita conocer más para poder eliminar los márgenes de seguridad.

Penz apela a la revisi√≥n concienzuda de los datos de producci√≥n. Una empresa no puede tener granjas con muy buen desempe√Īo y granjas con mal desempe√Īo, ‚Äúy querer solucionar todo con la adici√≥n de un poco m√°s de lisina‚ÄĚ, porque la lisina o metionina extras no reducen la variabilidad.

Se dan situaciones reales en donde hay una variabilidad entre granjas de m√°s de siete gramos en la ganancia promedio diaria. Pero lo peor es que haya supuestos mejores productores que se desempe√Īen peor que los malos. Si el alimento, los pollitos y los t√©cnicos son los mismos, esto no se debe a la nutrici√≥n.

Necesitamos entrar en una ‚Äúdiscusi√≥n de nutrici√≥n, que no es nutrici√≥n‚ÄĚ. Las empresas desconocen m√°s del 50 por ciento de la variabilidad. Y la peor parte viene del 50 por ciento que se sabe que proviene de galpones y galponeros.

Se tiene que medir el consumo de alimento y agua en tiempo real, con b√°sculas para el alimento y medidores de consumo de agua, de temperatura y de calidad. No hay que dudar en brindar agua fr√≠a a los pollos. Por cada grado que la temperatura del agua sobrepasa los 25¬įC, los pollos reducen en siete por ciento el consumo de agua. Recordemos: los pollos comen porque beben.

3. Antibi√≥ticos mejoradores de desempe√Īo 

Entramos a una nueva era con respecto a los antibi√≥ticos mejoradores de desempe√Īo. Se acab√≥ el dar un antibi√≥tico robusto ante alg√ļn problema. ‚ÄúTenemos que mirar el intestino para manejar la microflora y el sistema inmune‚ÄĚ. El 70 por ciento del sistema inmune del ave proviene del intestino. 

Hay que enfocarse en mejorar la barrera f√≠sica o en aumentar la mucosa, entre otras. Se necesita trabajar con bioseguridad, calidad de alimentos, manejo (densidad, vac√≠o sanitario, condiciones ambientales), si no, no se sobrevivir√°. 

‚ÄúHay que entender el negocio del pollo de punta a punta‚ÄĚ, afirma Penz. Se debe mapear la microbiota de tal forma que, cuando manejemos la dieta, seamos capaces de cambiar la estructura microbiana del tracto intestinal. As√≠, al recomendar un aditivo, sabremos que funciona bajo ciertas condiciones, que beneficia a la relaci√≥n hospedero-microorganismos. 

Los antibi√≥ticos act√ļan directamente sobre el agente causante del desaf√≠o, mientras que los no antibi√≥ticos (enzimas, prebi√≥ticos, probi√≥ticos, acidificantes, aceites esenciales y antioxidantes) act√ļan en el hospedero, para reducir el desaf√≠o de forma indirecta. 

‚ÄúNo se arregla un problema con 100 g de aceites esenciales‚ÄĚ. Los aditivos van a funcionar, en granjas buenas; las malas tender√°n a desaparecer. 

4. Nutrici√≥n in ovo 

Aunque a√ļn tardar√° en salir, su importancia radica en las c√©lulas sat√©lite que se desarrollan entre los tres y cuatro √ļltimos d√≠as de la vida embrionaria y los siete d√≠as despu√©s de nacimiento. De ah√≠ tambi√©n la importancia de que los pollitos coman el primer d√≠a para no comprometer el desarrollo de la pechuga y m√ļsculos. 

5. Variaci√≥n en ingredientes 

Penz hace √©nfasis en la calidad de las materias primas. Ilustra un ejemplo de resultados de 2,593 muestras de harina de soya con un promedio de 46.6 por ciento de prote√≠na, cuya variaci√≥n es tremenda: de casi 49 por ciento a casi 44 por ciento. 

La reducci√≥n de un por ciento de prote√≠na cruda en la dieta reduce la excreci√≥n de nitr√≥geno en 13 por ciento. Esto es sustentabilidad, no m√°rgenes para cubrirnos. 

No es posible esto, sobre todo cuando en partes de la producci√≥n av√≠cola, como en la planta de incubaci√≥n, se preocupan por variaciones de un grado Fahrenheit de diferencia en las m√°quinas, y no hacemos nada por la variaci√≥n de los ingredientes. 

6. Tama√Īo de part√≠cula 

No debemos seguir dando polvo a los pollos si sabemos que al aumentar el tama√Īo de part√≠cula se aumenta el tama√Īo de la molleja y toda la salud intestinal depende del reflujo duodenal. 

Seg√ļn estudios de Penz y colaboradores, conforme incrementa el tama√Īo de part√≠cula del ma√≠z, aumenta el peso de la molleja. Y no solo eso. Se mejora la conversi√≥n alimenticia y la ganancia de peso, adem√°s de ampliar el consumo de alimento. Incluso se evita la oportunidad de que las aves dominantes escojan el alimento y de que no haya uniformidad. 

A los pollos no les gustan las part√≠culas menores a mil micrones. Cuando hay finos, la actividad de la tripsina que digiere las prote√≠nas es menos eficiente que cuando hay part√≠culas gruesas. As√≠, la molienda fina interfiere en el proceso de producci√≥n y la secreci√≥n enzim√°tica. 

Con un buen p√©let se obtiene la misma conversi√≥n, pero con 200 kcal menos. En Brasil, 200 kcal menos multiplicadas por 15 centavos de d√≥lar es igual a 30 d√≥lares. ‚Äú¬ŅY dicen que no peletiza porque es muy caro?‚ÄĚ, cuestiona Penz. 

El pollo gasta 20 por ciento de su energ√≠a en abrir y cerrar el pico. Cuando come un p√©let, abre el pico menos y esta energ√≠a se transforma en energ√≠a neta. Por eso es que los pollos que comen p√©lets ganan m√°s peso, y se puede trabajar con menos energ√≠a. 

7. Producci√≥n y formulaci√≥n en tiempo real 

La producci√≥n av√≠cola no termina cuando se va el lote. ‚ÄúTenemos que conocer las granjas en tiempo real para tomar medidas en tiempo real‚ÄĚ. Hay que tener informaci√≥n y usarla: datos del ambiente (temperatura, calidad del aire, iluminaci√≥n) y datos de producci√≥n (consumo de agua y de alimento, y mortalidad). 

Mientras m√°s r√°pido se reciba la informaci√≥n, m√°s r√°pida ser√° la identificaci√≥n del problema a solucionar y se toman medidas m√°s eficientemente. Se puede evaluar la informaci√≥n por galpones separados y disminuir las evaluaciones subjetivas. 

Ya hay granjas ‚ÄĒen Latinoam√©rica‚ÄĒ con galpones de ambiente controlado, que cuentan con una central de control en donde se realiza la interpretaci√≥n en tiempo real de los datos. Esto no es el futuro, es el presente. 

El presente tambi√©n es formular en tiempo real. Para ello, existen dispositivos de infrarrojo cercano por donde pasan los ingredientes y cada 20 segundos se realiza un an√°lisis, de tal forma que el siguiente lote de alimento balanceado ya sale con otra f√≥rmula. 

8. Fases de alimentaci√≥n 

Al hablar de fases de alimentaci√≥n del pollo, pareciera que siempre nos falta una. Pero lo cierto es que m√°s de tres fases resulta mejor. 

Los pollitos tienen una capacidad digestiva diferente a los pollos m√°s viejos, por eso resulta bueno tener una f√≥rmula para la primera semana, aunque no sea ideal para la log√≠stica. 

Se ha demostrado en investigaciones que seis fases reducen la excreci√≥n de nitr√≥geno en un 40 por ciento. 

Hay que evitar que falten o sobren nutrientes. Cuando hay exceso de amino√°cidos o la dieta est√° mal balanceada, hay que excretar m√°s √°cido √ļrico y por supuesto se gasta m√°s energ√≠a. 

9. Sexos separados 

Muchos avicultores no alimentan por sexos por imitar la producci√≥n de Estados Unidos. Los productores estadounidenses tienen clientes de pollos de 3.5 kg y de 1.8 kg. Pero si un cliente pide pollos de 2.4 kg, no se puede con machos y hembras juntos. 

Al hablar de un caso real de una empresa que necesitaba aves de 2,550 g a los 42 d√≠as, midieron el peso de los pollos individualmente. El promedio general de la parvada estaba muy cerca de los 2,550 g, pero al ver los pesos de machos y hembras por separado, ‚Äúel √ļnico peso que no hab√≠a era 2,550 g‚ÄĚ. Los sexos mixtos presentaron un coeficiente de variaci√≥n de 11.1, mientras que el de los machos era de 5.4 y el de las hembras, de 4.8. Hay que cuestionarse c√≥mo se va a vender un producto de 2,550 gramos si no est√° disponible. 

Por ejemplo, en metaan√°lisis hechos con datos de Cobb y Ross, se sabe que los machos requieren m√°s lisina que las hembras. Si se alimentan los sexos juntos, hay que formular una dieta de sexos mixtos enfocada en machos porque no se puede tener un macho con menos lisina. Aqu√≠ el productor paga el 50 por ciento de los platos rotos. 

Las l√≠neas gen√©ticas tienen diferentes requerimientos de lisina. Hay muchas compa√Ī√≠as av√≠colas que tienen dos l√≠neas gen√©ticas como una estrategia. Pero en un galp√≥n no se pueden tener lotes mixtos de sexos y de dos l√≠neas. 

10. Formulaci√≥n no lineal 

Siempre se ha trabajado con formulaci√≥n al m√≠nimo costo, con nutrientes, ingredientes y requerimientos. Pero ahora, si ponemos dentro de la formulaci√≥n datos como mortalidad, conversi√≥n alimenticia, densidad, requerimiento de pollos procesados, costo del pollito, vac√≠o sanitario y pago al productor peso, llegamos al menor costo de producci√≥n por kilo de pollo. Si a√Īadimos peso, consumo de alimento, rendimiento, precio al mercado, y venta total, llegamos al margen. 

‚ÄúHay que pensar diferente‚ÄĚ y ver qu√© variables podemos mover para ser m√°s eficientes, sostiene Penz. 

Lea el reporte completo en Industria Av√≠cola Febrero 2018.

Page 1 of 1585
Next Page