Castigar a avícolas de Brasil: ¿ganancia para la UE?

Si la industria avícola brasileña ha tenido tanto éxito y es un modelo que se deba imitar, ¿cuál es el problema? ¿Qué puede estar detrás de la prohibición de la UE a pollo brasileño de ciertas plantas?

Ruiz B 90x90 Headshot
alinakho, Fotolia and darsi, Fotolia
alinakho, Fotolia and darsi, Fotolia

La reciente decisión de la Unión Europea (UE), por cierto, unánime, de prohibir la importación de pollo de 20 plantas de Brasil se suma a la serie de golpes que ha recibido la industria avícola de ese país en los últimos tiempos.

Los avicultores brasileños son fuertes y para ello han trabajado arduamente. Llevan años así, uniendo fuerzas, trabajando en campañas, abriéndose al mundo y mostrando lo que hacen, pero, sobre todo, produciendo con calidad y una alta eficiencia.

Brasil cuenta además con insumos en abundancia como maíz y soya, y la tan preciada agua. Por sus características geográficas, cuenta con una barrera, la Amazonia, que hasta ahora, junto con la estrictísima bioseguridad, han mantenido al país libre de la devastadora influenza aviar. Los expertos dicen que la avicultura brasileña, en todos sus aspectos, es un modelo que observar e imitar.

Entonces, si ha tenido tanto éxito y es un modelo que se deba imitar, ¿cuál es el problema? Ha exportado a Europa y a un total de 170 países. Es además el primer exportador de pollo halal en el mundo. Un país que no produce con calidad y controles no logra todo esto.

Por otro lado, está la cuestión del desatino de Europa de la forma en que aplican las normas al pollo salado y al pollo fresco sin sal con respecto a la omnipresente Salmonella. Si se toma en cuenta que nadie come pollo crudo y que todo este pollo se destina a la industrialización, donde se cuece, no debería haber problema.

Pareciera que aquí hubiera algo más. Un directivo de la ABPA me decía que si la UE duda de su calidad, ellos también dudan de cuál es la causa que hay detrás de esto, en particular si se analizan las cuotas de importación: 200,000 ton de pollo salado y 20,000 ton de pollo fresco sin sal. Es evidente que los europeos necesitan más de 20,000 ton de pollo, por lo que el cobro de aranceles arriba de esta cantidad podría ser un jugoso recaudo. Aclaro: es un supuesto.

Por ende, me pregunto ¿benefician así al consumidor? Porque no me vengan con que prohibieron esas 20 plantas por la inocuidad alimentaria. ¿Ustedes qué piensan?

Page 1 of 1584
Next Page