Las casetas avícolas y el equipo que usted tiene dentro, probablemente se diseñaron cuando los precios del gas propano y del gas natural eran bastante más bajos de lo que hoy son. Todo, desde la cantidad de aislamiento en el techo y paredes, hasta el tipo de calentadores que se usan para calentar las casetas, probablemente se diseñaron durante la época en que eran baratos los combustibles. Tal vez haya llegado el momento de sentarse a pensar de qué forma las casetas usan la energía. 

El aislamiento posee más valor económico conforme suben los precios de la energía. La cantidad de aislamiento que se le puso a las casetas cuando se construyeron se basó en lo que tenía sentido desde el punto de vista económico, dados los precios de la energía en ese momento. Las nuevas construcciones se hacen con valores de resistencia térmica (valores R) de aislamiento más altos que las casetas que se hicieron hace 10 ó 20 años.

Los especialistas en extensión de la Universidad de Auburn prepararon un folleto que analiza los costos y beneficios de adaptar una caseta vieja de pollo de engorda para aumentar los valores R de las paredes y techo, y así ahorrar combustible.

Los investigadores de Auburn dicen que hay pocas inversiones que pueda hacer un avicultor que se recuperen tan rápidamente como las adaptaciones para ahorrar energía, tales como el aumento del aislamiento del techo y el cierre de las partes laterales con cortinas de las casetas, así como el aislamiento de las mismas paredes laterales. Se recomienda al menos R-19 en el techo y R-8 en las paredes laterales.

El medio más eficiente de calentar a las aves es el uso de calor radiante. Los radiadores usan calor convectivo para subir la temperatura del aire en la caseta. La fuente de calor radiante emite rayos infrarrojos que calientan directamente a las aves. Con una fuente de calor radiante, como un calentador de tubo o una hornilla criadora radiante, las aves van a estar cómodas a una temperatura más baja de la caseta, lo que significa que se quema menos propano o gas natural.

El aumento en los precios de la energía ha aumentado el valor de la eficiencia de la energía. Se están experimentando fuentes alternativas de energía en granjas avícolas para brindar electricidad y calor a las casetas de pollo de engorda, pero estas alternativas están muy lejos de que se usen ampliamente. El aislamiento funciona y se encuentra a disposición hoy en día para ayudar a bajar el gasto de combustibles. Es importante recordar que la razón de quemar gas es la de mantener cómodas a las aves y que se necesita ventilar para mantener la calidad del aire. No nos gustaría tener un pago bajo por tratar de ahorrar dinero en el gasto del gas.