Por: Dr. Ariovaldo Zanni, Presidente de SINDIRAÇÕES, Brasil

La economía global se enfrentó a una tremenda agitación a lo largo de todo 2009, para lo que el segmento de alimentos balanceados no fue la excepción. En Brasil, a pesar de la falta de crédito, las altas tasas de interés y la sobrevaluación de la moneda local, la caída de la cantidad de alimento producido fue solo de 0.5%.

La producción general de alimentos balanceados llegó a las 58.4 millones de toneladas, de las cuales el alimento de pollos de engorda y gallinas ponedoras llegó a 32.6 millones de toneladas, casi 55% de la demanda de alimento balanceado.

El conjunto de incertidumbres es lo que ocasionó la crisis global de crédito, así como el desempleo que resultó en un menor gasto del consumidor. El consumo de proteína animal cayó, lo que afectó a toda la cadena de producción. De la misma forma se vieron fuertemente afectados los proveedores de fertilizantes, agroquímicos y semillas, así como fabricantes de productos de nutrición animal, ganaderos, exportadores y vendedores de alimentos para consumo humano al menudeo.

Alimentos de pollo de engorda

El consumo de alimento de pollo de engorda llegó a los 27.8 millones de toneladas y registró un pequeño crecimiento de 0.7% en 2009 comparado con 2008, cuando se produjeron 27.6 millones de toneladas. Esto se correlacionó claramente con el escenario sin cambios del alojamiento de pollitos y la producción avícola.

Las exportaciones de pollo perdieron competitividad externa durante 2009, debido a la sobrevaluación de la moneda local que empujó a la baja la rentabilidad así como los precios nacionales y del exterior. De hecho, los controles de costo de producción y el maíz más barato restringieron el uso de premezclas, vitaminas, aminoácidos, enzimas, agentes promotores del crecimiento, etc.

Alimentos de ponedoras

Las ponedoras consumieron 4.82 millones de toneladas de alimento, 4.2% arriba de 2008, en respuesta al aumento de la tasa de alojamiento de pollitas. El precio de los huevos cayó durante el primer semestre de 2009 y permaneció bajo durante el resto del año.

Advertisement

Alimentos porcinos

La demanda de alimento porcino llegó a los 15.3 millones de toneladas durante 2009 y permaneció estable con respecto a 2008. A pesar de las expectativas negativas, el consumo nacional de carne de cerdo llegó a los 14 kg per cápita y las exportaciones aumentaron en un 15%. Para poder contrarrestar los precios más bajos de la carne de cerdo, los productores eligieron controlar el costo de producción a través de una pequeña adición de tecnología nutricional. Incertidumbres para 2010.

Los pronósticos para el negocio brasileño de alimentos balanceados en 2010 han llevado a los productores optimistas a ver un escenario menos tenso en respuesta a la creciente demanda global y reorganización económica. Sin embargo, es importante hacer énfasis en los desafíos, tales como el creciente activismo de grupos defensores, la sobrevaluación de la moneda local y la elección presidencial. Este conjunto particular de factores podría estimular la inflación y en respuesta el Banco Central de Brasil podría aumentar las tasas de interés. Esto a su vez detendría una vigorosa recuperación. Para 2010 predecimos un aumento del 3.5% en la tasa de crecimiento del alimento para ganadería y la demanda general de alimentos para mascotas.

Sustentabilidad

Los pronósticos de la FAO/ONU han estimado más de 9 mil millones para 2050. La población va a consumir el doble de alimentos y el consumo extra de carne puede llegar a casi el 100%. Solo 20% de esta demanda podrá suministrarse mediante tierra cultivable y otro 10% provendrá de cultivos de mayor rendimiento. El 70% restante solo se garantizará mediante el uso intensivo de tecnología.

El gran desafío de la cadena contemporánea de producción animal es el de acortar el tiempo que el ganado está en el ciclo de producción mediante prácticas adecuadas para suministrar la demanda actual, sin arriesgar que las futuras generaciones disfruten los mismos recursos.

La industria brasileña de alimentos balanceados apoya la sustentabilidad a través de buenas prácticas de nutrición moderna que ha estado añadiendo aminoácidos, enzimas, minerales orgánicos y otros aditivos en lugar de granos y oleaginosas. Estos mejoradores han garantizado un desempeño similar del rendimiento así como han reducido la producción de materia orgánica, fósforo, minerales traza, nitrógeno y la emisión de gases de invernadero, como el CO2, metano y óxido nitroso.

La implementación de los procedimientos de rastreabilidad, cumplimiento del nivel máximo de residuos determinado por la ley, las buenas prácticas de manufactura y la determinación del análisis de riesgos y puntos críticos de control son las herramientas que la industria de alimentos balanceados de Brasil ha estado usando para ayudar a minimizar los posibles riesgos en toda la cadena alimenticia: de la granja al tenedor.

No obstante, el uso de soluciones ecológicas innovadoras ha ayudado a ofrecer bienes de mayor valor listos para proveer la demanda del consumidor selectivo acostumbrado a vivir una vida moderna, así como para garantizar la sustentabilidad desde el punto de vista social, ambiental y económico que garantice un equilibrio adecuado entre los alimentos inocuos y el combate al hambre. Realmente es cuestión de la inocuidad de los alimentos.